Sarcófagos de Karajía

Los chachapoyas tenían dos formas distintas de enterrar a sus habitantes, que tenían que ver con su estatus social e importancia. Los mausoleos servían como lugar de entierro colectivo, mientras que los sarcófagos se usaban para un solo individuo. En ambos casos, los colocaban en cuevas excavadas en los acantilados ubicados en la margen izquierda del río Utcubamba. Los sarcófagos de Karajía tienen más de 2 metros de altura y fueron construidos con arcilla, paja y piezas de madera, y decorados con diseños geométricos.